DESARROLLO MÍNIMO

Mucho más que mi querido diario: una mini guía para escribir un diario personal


Cuanto tenía unos diez años comencé mi primer diario. Era pequeño y tenía las páginas finas de papel de biblia y garantizaba su privacidad con un pequeño candado al que le acompañaba unas llaves minúsculas y débiles. Intento recordar que era lo que desde pequeño me impulsaba a escribir y no encuentro respuesta. Fue en un verano en la adolescencia cuando comencé el primer de los cuadernos con la conciencia plena de lo que estaba haciendo. La influencia vino del Cuaderno Gris de Josep Pla. Luego quien redefinió el hábito para mí fueron los diarios fue Virginia Woolf. Numerosas personalidades relevantes como Einstein, Leonardo Da Vinci, Darwin, Silvia Plath mantuvieron diarios. Hoy en días los usamos como fuentes históricas, lectura literaria o incluso con cierta morbosidad de adentrarnos en lo más recóndito de la intimidad ajena, lo cierto es que llevar un diario nos brinda numerosos beneficios emocionales, físicos e intelectuales.

Sin embargo “llevar un diario” puede ser una cuestión muy miscelánea y poco precisa: ¿sobre qué puedo escribir? ¿cómo puedo enfrentarme a la hoja en blanco? ¿cómo enfocar su escritura? En este artículo vamos a repasar algunos principios para comenzar tu propio diario y mantenerlo en el tiempo, y vamos a comentar diversas técnicas que se pueden emplear a la hora de enfocar cada una de tus entradas.  

IMG_20200812_101037
Algunos de los diarios y bullen que he tenido a lo largo de varios años

1. Punto de partida. ¿un diario a mi?

Lo primero es tomar conciencia del motivo que hay detrás del deseo de comenzar un diario. Sobre esto se edificará todo lo demás. Escribir un diario es un hábito y debe estar vinculado intrínsecamente a ti. Además, tus motivaciones son líneas de guía te impedirán abandonarlo en las primeras ocasiones. Y lo más importante, detectar las motivaciones que te impulsan para escribir un diario condicionarán las técnicas o enfoques que puedes emplear. Si no lo entiendes ahora, en breves lo harás.  Pero antes, vamos a ver en qué puede beneficiarnos un diario.

Lo que primero surge al pensar en un diario es su dimensión de deseahogo, el poder externalizar la no poco enmarañada red de pensamiento difusos que nos atenaza. Sin embargo, hay mucho más como ya hemos visto anteriormente ya que desde hace varias décadas la biología, la psicología y la psiquiatría han estado investigando sobre la escritura y su vinculo con nuestra mente e incluso nuestra fisiología. Escribir sobre lo que sentimos y lo que nos sucede puede ayudar a reforzar nuestro sistema inmune, mejorar nuestro flujo sanguino y ha resultado ser un arma poderosa para mejorar algunos tipos de traumas.

Quizá tu motivación para empezar con el diario pueda ser poner en práctica el sano habito del agradecimiento y tomar conciencia de aquello bueno que nos rodea. En ese sentido, suele ser muy útil en épocas en los que nos puede la negatividad y el desasosiego, ya que nos hace tomar conciencia de aquello que nos hace bien pero suele pasar desapercibido.

El diario se torna también eficaz cuando se está atravesando, o se desea atravesar, un proceso de cambio personal. Resulta vital en este tipo de procesos ya que nos puede hacer tomar conciencia de quien uno es, qué es lo que realmente quiere. En definitiva es una forma de autoexploración emocional.

No obstante, no hay que minusvalorar la potencia del diario para incrementar la creatividad ya que el escribir está vinculado a nuestro mundo creativo e incluso podemos experimentar, sin temor a ser leído por ojos ajenos, diferentes tonos poéticos o nuevas formas de escritura y expresión. Asimismo, el diario se configura como un arma muy poderosa para proteger del olvido y custodiar momentos presentes para tiempos futuros.

2. Un medio

Un ejemplo de un "template" acomodado a diario personal en Notion.

Todo mensaje debe tener un soporte. En este caso, se dividen en dos principalmente: formato digital o formato tradicionales.

El formato digital tiene algunos puntos positivos como puede ser la capacidad de organizar la información de manera más sencilla o hacer más rápida la búsqueda de la información que has escrito, también hacen muy fácil insertar archivos multimedia.  Sin embargo, tiene un punto negativo: si escribes por la noche, la luz de los artefactos tecnológicos puede hacer disminuir la secreción de la melatonina y hacer difícil la conciliación del sueño. También, puede incrementar la dependencia de los dispositivos digitales de los que normalmente ya tenemos una fuerte dependencia.

Si los medios digitales son para ti, puedes usar diferentes aplicaciones:

  • Notas en móviles: ya sea en Android o en IOS, puedes emplear aplicaciones de notas que se sincronicen entre sí.
  • Archivo de Word u otro procesador de textos.
  • Evernote: una aplicación muy conocida para organizar proyectos y productividad.
  • Notion: quizá una de las mejores aplicaciones de las últimas décadas, ya hablaremos de ella en otro momento.

El formato tradicional es mi preferido para los diarios porque: no dependes de las baterías; la escritura a mano me resulta más fluida en según que momentos del día; permite escribir, dibujar o hacer esquemas rápidos; la romatización del cuaderno y la letra manuscrita; el poder escribir en mi cama, en el autobús, en un parque, en una estación o los pies de un refugio de montaña.  La elección de cuaderno es importante, cuanto mayor sea la calidad mayor será su conservación y su resistencia. Que sea robusto no implica que tenga que ser pesado, al contrario, cuanto más liviano mejor, sobre todo si se va a convertir en un compañero inseparable. Mis favoritos: la Moleskine clásica, Moleskine de tamaño a4, los elegantes y duraderos Leuchtturm 1917.

3. El momento

El momento del día para escribir vendrá determinado por la disponibilidad y por los objetivos concretos que impulsado el querer empezar un diario. La escritura nocturna es especialmente beneficioso para la recapitulación del día, para extraer conclusiones y aprendizajes y elaborar agradecimientos; por la mañana es una buena manera de enfocar tu día. Particularmente, escribo por las noches antes de dormir, aunque he tenido épocas que escribía tanto por la mañana como por la noche además de otros momentos en el día en el que lo necesitara.

Aún así, hay diferentes técnicas que vienen correlacionadas con el momento del día. Por ejemplo, uno de los más famoso es  el “morning pages” creado por Julia Cameron, se basa en escribir a mano cada mañana nada más despertarse tres hojas enteras de tamaño folio. La premisa es dejar la mente volar y acabar reflexionando respecto al día que te espera fuera de esas páginas. Otro método interesante es el que empleó Benjamin Franklin y que ahora se ha popularizado. Este se basaba en una forma circular de entender el día y su propio diario. Por la mañana escribía para responder a la pregunta “¿qué bueno haré hoy?” Y por la noche lo cerraba con un “¿qué bien he hecho hoy?”

4. Técnicas

notebook-1840276_1920

4.1. T.L.C: Thank, Learn y Connect

Mike Sturm desarrollo está técnica y en en castellano sería A.A.C: Agradece, Aprende y Conecta. Es una técnica sencilla y muy efectiva porque enlaza agradecimientos, refuerza el aprendizaje diario y favorece la conexión entre los diversos elementos que han conformado nuestro día.  Cada entrada en el diario estaría estructurada en tres apartados:

  1. Agradecimiento: “es de bien nacido ser agradecido”. En este apartado sería escribir sobre lo que haya sucedido en el día por lo que se está agradecido. Incluso, ir un poco más lejos y reflexionar sobre cosas por las que estar agradecido a lo largo de tu vida.
  2. Algo que hayas aprendido. Aquí puede ser una lección vital que hayas vivido en el día o un aprendizaje general de tus estudios o tu profesión que te haya tocado especialmente.
  3. Conectar: Es mi favorita. Es un ejercicio de síntesis y profundidad que funciona como pocas. Conectar implicaría detectar la conexión que existe entre algo que te haya sucedido o visto en el día junto con algo que hayas aprendido o haya ocurrido, ya sea en el día como en el pasado. Puedes jugar a conectar tus vivencias con teorías de algún libro que estés leyendo, una serie, o incluso con alguna conversación que hayas escuchado. Lo importante es conectar conocimientos y experiencias para incrementar la profundidad con la que se experimenta la vida.

4.2. Tres actos: tu diario narrativo

La estructura básica de las obras clásicas se basan en tres partes; una parte de introducción y presentación del drama o problemática; una segunda parte, o central, que es la búsqueda de la resolución del conflicto; y en tercer lugar su resolución. Algo parecido puede suceder al escribir una entrada. Este método suele ser especialmente beneficioso para la resolución de conflictos o buscar nuevas perspectivas para entender tu vida.  Para ello la entrada debe constar de tres partes.  En primer lugar, el efecto que tiene lo que te ha sucedido, cómo te encuentras y qué sientes en el mismo momento en que estás comenzando a escribir. La segunda parte sería la descripción de lo que ha sucedido y sobre todo comprender las causas, intentar encontrar los motivos que hay detrás que te hacen sentir así. En tercer lugar, sería una conclusión: qué causa ultima es lo que te ha hecho sentir así y sobre todo qué puedes hacer y qué has aprendido de la situación.

4.3. Liberación de estrés

Para liberar estrés y tensión lo mejor es dejar volar las palabras. Se deja de lado la importancia de la estructura gramatical, las faltas de ortografía y la legibilidad. También, se deja de lado nuestro juez interior, no se puede juzgar lo que uno siente ni lo que uno escribe. La escritura aquí debe sería ser sincera y liberadora. Eso sí, para marcar la diferencia, lo importante no es simplemente volcar aquello que se siente, cerrar el diario y marcharse, sino, acabar también con una pequeña reflexión sobre lo que ha ocurrido y que aprendizaje has podido obtener de él o bosquejar un plan.

4.4. Propósitos vitales y valores

Los valores son a la vida lo que son las fuentes y el camino trazado en una ruta en el senderismo. Hidratan para continuar el camino y marcan la ruta a seguir para evitar el riesgo de perderse y llegar a un fin concreto. No es este lugar para hablar de valores, ni tampoco de la importancia de los propósitos vitales como fuerza intrínseca para actuar y vivir. Sí es el espacio para dejar constancia que un diario es un lugar formidable para reconectar con esos valores y propósitos, escribir sobre ellos y analizar en que circunstancias del día los hemos aplicados y en cuáles no. Si estas intentando vivir un proceso de cambio o una reconexión interior, puede ser muy buena idea escribir cada día sobre tus valores y propósitos y analizar como se han expresado en tu día, o si escribes por la mañana, cómo lo van a hacer. Y si se hace por la mañana y por la noche, aún mejor.

4.5. Eventos que han ocurrido

Tu diario puede ser un registro de lo que ocurre, de quién has visto, qué has hecho o marcar días importantes o placeres sencillos diarios. Cada día sería una entrada que reactualiza los hechos que han ocurrido en tu vida. Es una forma de encapsular y proteger algo valioso para ti o que quieras poder tener para cuando el tiempo pase.

4.5. Los placeres cotidianos

Cada día, aun sea este gris y complejo, hay algún pequeño resquicio de luz y placer. Algo pequeño por lo que sentirse afortunado y agradecido. Este enfoque se centra en la premisa de que cada día esta salpicado de placeres cotidianos y ayuda a incrementar la capacidad de ver lo extraordinario en lo cotidiano. Por ejemplo, beber un vaso frío de agua en un día de calor; poder sentarse un momento en sobre el césped o en el campo y ver como las nubes pasan; un acto de bondad entre dos desconocidos por la calle, etc. Este pequeño ejercicio también es una forma de entrenar la mirada y tus emociones para detectar aquello que te nutre y que a veces se obvia por precisamente su cotidianidad. En este caso, cada entrada sería una expresión de todas esas pequeñas fortunas. Se pueden hacer a modo de lista, de manera escueta o más profunda.  

5.5. Diario de las preguntas

La altura de nuestros pensamientos y de nuestras conductas está vinculada a las preguntas que nos hagamos. Algunas preguntas pueden tardarse años en contestar o sus respuestas pueden ir variando a lo largo de las fases que atravesemos. Lo que no varía es la importancia de conocerse y estar en conexión con uno mismo. Uno de mis métodos favoritos es ir construyendo una buena base de datos de preguntas e irlas resolviendo o al menos establecer unas líneas básicas de respuesta. Puedes nutrirte de preguntas que oigas formular en la radio, en podcast, en entrevistas a  personas o bien echar un vistazo a las preguntas que plantea cada semana James Clear en sus news letter. Suele terminar sus correos con una pregunta destinada al lector. Algún ejemplo:

 – «¿estas siendo efectivo o simplemente estás ocupado?»

– «¿qué áreas de tu vida están en modo de mantenimiento? ¿y en modo de crecimiento?»

– «¿estoy evitando algo porque su recompensa tardará más en llegar de lo que me gustaría?»

– «¿estoy escalando la montaña adecuada?»

5.6. Relectura

 

No es una técnica en si ni si quiera un enfoque. Es un acto: releerse. Es bueno releerse. Soy consciente que quizá sea lo menos atractivo de escribir un diario, pero precisamente en las relecturas es donde uno se reafirma y se reencuentra. Por tanto, una buena práctica es hacer relecturas periódicas y escribir el diario de modo que puedas ver, al hacer revisión, algunas temáticas o avisos que te puedas hacer a ti mismo. Para ello, puedes hacer pequeños resúmenes en los márgenes, utilizar colores diversos o señales para saber de qué hablas en cada apartado.

Ultimas consideraciones

Escribir un diario puede ser mucho más que escribir “querido diario”. Desde luego es uno de los hábitos más transformadores que puedes añadir en tu vida diaria y cuyos resultados pueden tardar más bien poco en aparecer. Y con todo, podrás encontrarte con el placer de la escritura.

¿TE HA GUSTADO?

No te pierdas nada suscribiéndote al Boletín Mínimo. Cada semana  comparto lo que aprendo en forma de:

  • Un micromensayo personal
  • Aprendizajes varios
  • Una frase mía y otros
  • Una pregunta para tí

Solo contenido significativo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *