DESARROLLO MÍNIMO

Abraza tu sufrimiento. Reseña del «Sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda»

Un libro que tiene c0mo título el sútil arte de que casi todo de importe una mierdainvita, cuanto menos que a echarle un vistazo. Aunque sea por encima; aunque sea refilón; aunque sea el índice; aunque sea…algo. Del título se desprende cierta irreverencia y una promesa de la que la mayoría de nosotros nos encantaría ver cumplida: que ciertas cosas no nos importen tanto. Pero ¿cumple el libro su cometido? ¿es tan polémico?

En esta reseña voy a comentar brevemente la trayectoria del autor, los propósitos y puntos fuertes y débiles del libro. Me detendré en cuatro de sus ejes fundamentales sobre los que pivota para que sepas que vas a encontrar. Y si ya lo has leído, estos cuatro puntos esperan ser un punto de debate y opinión para generar más pensamiento crítico comunitario.

EL arte sutil de que todo te importe una mierda

Autor y género

Su autor es Mark Manson un famoso escritor y bloguero norteamericano que comenzó su andadura en internet ofreciendo consejos sobre como ligar. Desde ese punto, fue transitando poco a poco hacia el género popularmente conocido como de “autoayuda”, ganando visibilidad en el medio digital hasta que en el 2016 publicó The subtle art of not given a fuck (editorial HarperOne). Esté libro le granjeó que se convirtiera en unos escritores del género más conocidos y relevantes. Para que veamos su trayectoria:  en el 2019 ya había vendido sobre 8 millones de ejemplares lo que puede decirse un éxito rotundo. Al mercado castellano llegó en el 2018 de la mano de la traducción de Anna Roig y de la editorial Harper Conlins.

Parte de la identidad como escritor de Manson es mostrar ese punto irreverente y mantener una posición algo infrecuente en los clásicos libros de autoayuda. De hecho, el libro parece constituir un manual o, mejor dicho,antimanual para la literatura de este genero.  Sin embargo, ¿lo consigue? ¿es tan polémico como parece?

El libro

El libro tiene unos principios fundamentales que le sitúan como un rara avis en la autoayduda del pensamiento positivo. El primero y dicho por el propio autor: “el sufrimiento es inevitable; (que) no importa lo que hagas que la vida incluye fracaso, pérdidas, arrepentimiento y muerte” (p. 27). No es una oda al “todo es posible” o “desencadena tu potencial” o “piensa bonito y tendrás bonito”. No. Es un libro que gira entorno al sufrimiento y cómo extraer el máximo de su experiencia para hacernos más compasivos y humildes.

Hay otro principio que me parece muy seductor y que podría apuntalarse con otras obras de filosofía o sociología, pero que él lo explica de un modo sencillo: en el occidente capitalista, al menos, tenemos una serie de expectativas y horizontes entorno a la felicidad, el éxito, y una fuerte tendencia a la evasión del dolor. Esto nos suele descompensar y promover conductas como la arrogancia y el consumismo. A nivel individual, en nuestra posmodernidad (ese termino no lo dice él, claro, pero la idea está ahí) acogemos una serie de valores que nos hacen frágiles o que se sustentan bajo andamios demasiado débiles como para servirnos de estabilidad. Valores como el dinero, el consumo, la prosperidad o unas ideas algo ilusorias sobre la idea de progreso.

El libro se divide en nueve capitulo con varios subcapítulos; 1) No lo intentes; 2). La felicidad es el problema; 3) tu no eres especial; 4) el valor del sufrimiento; 5) siempre decides algo; 6) te equivocas respecto a todo (y yo también); 7) el fracaso es un paso adelante; 8) la importancia de decir no; 9) Y después te mueres.  

Atendiendo a los capítulos se puede observar algunos principios que confrontan algunos lugares comunes de la literatura de autoayuda. Y no solo de la autoayuda, sino que constituyen algunas de las bases del pensamiento contemporáneo, especialmente el norteamericano (el público principal del libro). Por ejemplo, si tomamos los capítulos y les damos la vuelta nos encontramos, por ejemplo:

  • 2) La felicidad es el problema -> En las películas y en general en las industrias culturales, nos muestran la importancia de la felicidad y su consecución como motor de nuestra acción. El problema es que ese concepto de felicidad es irrealizable, tiende al materialismo y crea muchas sombras.
  • 3) Tu no eres especial -> hay cierto pensamiento común que se basa en que cada uno somos especiales, entendiendo aquí la particularidad como excelencia. Si no eres especial, auténtico y excelente no podrás alcanzar el éxito =frustración.
  • 8) la importancia de decir no -> no queremos límites, y como decía Byung-Chul Han vivimos en la época de la hiperpositividad y ese exceso es precisamente nuestro hándicap. Con decir no, el autor no solo se refiere al sano hábito de decir no cuando se quiere decir no, sino también la idea que los límites nos ayudan a crecer y nos ayudan a buscar direcciones (totalmente de acuerdo).

¿Autoayuda subversiva?

¿es el libro hiriente como un cactus?

¿Es tan subversivo el libro? ¿Tan polémico? Para el público al que va dirigido seguramente le suponga un interesante compendio de reflexiones diferentes y algo rompedoras. Podría ser polémico porque cuestiona algunas de las bases que suponen el régimen social y mental e incluso crítica abiertamente la sociedad capitalista estadounidenses. Al ser de aplicación para la vida práctica y sus argumentos tan directos e ilustrativos, para quienes aquellos que necesiten leer algo capaz de reorientarles y darles nuevas perspectivas lo encontraran interesante.

Como crítica personal y subjetiva he de decir que algunos ejemplos me han parecido desagradables e injutificados. Puede que para el público al que va dirigido pretende ser gracioso o cómico y lo exculpo (en parte) porque sus razonamientos son valiosos, pero para mi no se llega a justificar el hecho de hablar de ciertas cosas desde ese tono. Creo que está principalmente dirigido a un publico masculino que no termina de convencerme y manchan parte de la credibilidad del libro. Si puedes pasar por alto estas cosas o bien ni si quieras las detectas, seguro que el libro te dará algunas ideas que darle vueltas.

Cuatro ideas incómodas: variaciones

Hay cuatro ideas sobre las que podría decirse que gira el libro al completo, y aún más, ideas que si las tenemos presentes, nuestra percepción de la realidad podría cambiar ligeramente. Veamos.

1. La felicidad es el problema

“Se feliz” podría ser el imperativo de nuestra sociedad. Sé feliz y alcanza a la felicidad. Lo que no termina de quedar tan claro es qué es la felicidad y cómo se alcanza. Para Mason la búsqueda de la felicidad es una ilusión. Y, al igual que Pedro Vivar, ciertos conceptos de felicidades traen muchos problemas.

Manson parte del cuento de Herman Hesse de Siddhartha que habla de Buda para ilustrar que la vida es una forma de sufrimiento: los ricos por sus riquezas, los pobres por su pobreza. Algunos sufrimientos son más dolorosos que otros, entonces, deberíamos dejar de resistirnos al sufrimiento. Por tanto, una felicidad sin sufrimiento no es posible, al igual que dejar de sufrir.

Otra de las cuestiones interesantes que plantea es la concepción de felicidad como algo algorítmico o algo que se puede trabajar, ganar y lograr como quien se saca un grado universitario. Por ejemplo: “si consigo X seré feliz” o “si me convierto en alguien como Z seré feliz”. La premisa es errónea: “la felicidad no es una ecuación con una solución. La insatisfacción y el malestar son partes inherentes de la naturaleza humana” (32p.) y lo que es más “el sufrimiento es útil, desde un termino biológico. La insatisfacción nos ha mantenido luchando y evolucionando. No es un error, es un rasgo. El dolor incita a la acción (33p.)

 

¿Y cómo se obtiene la felicidad? La felicidad, entonces, se consigue al resolver problemas ya que el autor la entiende una forma de acción no como algo pasivo.

Lo cierto es que la felicidad es algo subjetivo y que entraña diversos enfoques, ya sean filosóficos, sociológicos, antropológicos, biológicos, etc. Alcanzar la felicidad ha sido una preocupación desde la antigua Grecia. Si entendemos que la felicidad como algo logarítmico, del mismo modo que hemos visto antes, tendremos frustración e infelicidad. Si basamos nuestra definición de felicidad como desarrollo, proceso o una perspectiva será más sencillo que nos reconozcamos como felices. En este sentido me parece muy interesante una vieja distinción de felicidad. La felicidad entendida como hedonia (placer) defendida por hedónicos y la vertiente defendida por Aristóteles y luego sostenida por estoicos: eudaimonia (una vida bien vivida o autorrealización). 

¿En qué basas tu felicidad? ¿En el placer o en la autorrealización?

2. El valor del sufrimiento

Según Manson, y no solo él, el sufrimiento es útil, desde un termino biológico. La insatisfacción nos ha mantenido luchando y evolucionando. De hecho, mantiene que más que querer dejar de sufrir la pregunta que nos deberíamos hacer es algo así cómo: vale, estoy sufriendo, pero ¿con qué propósito?, ¿que hay detrás de esto? ¿qué puedo aprender? ¿detrás de este dolor se encuentra el desarrollo de algunos valores o propósitos significativos para mí o mi comunidad? ¿este sufrimiento de hoy hará algo bueno para mí o para los demás mañana?

En definitiva, lo que podemos hacer es elegir las pregunta que nos hacemos y ser autoconscientes para entender las emociones. Así mismo, también nos ayuda a revisitar nuestros valores personales, algo que Manson le da una gran importancia, por ejemplo ¿qué es fracaso y qué no? ¿qué parámetros tengo para evaluarme a mi mismo? ¿y a los demás?

 

Los valores determinan la naturaleza de nuestros problemas y la naturaleza de nuestros problemas determina la calidad de nuestros vidas”(82p.).

3. EL fracaso es un paso adelante.

Muy unida a la idea anterior está la idea del fracaso. Muchas veces temido, otras veces odiado lo cierto es que:

“la mejora de cualquier habilidad se basa en miles de pequeños fracasos y la magnitud de tu éxito se sustenta en el número de veces que fracasaste en algo” (162p.).

¿por qué nuestra época y espacio evitamos el fracaso? Quizá pueda ser por el sistema educativo tradicional tiende a basarse especialmente en el desempeño y castiga quienes no as adhieren a los preceptos y a unas inteligencias concretas. Quizá pueda ser por el especial concepto que le damos al “éxito”.  Lo cierto es que los errores son naturales. Un buen o una buena músico es tal no tanto por genialidad sino por la acumulación de horas de práctica. Como dice Manson: “no se nos muestra las horas de práctica aburrida y tediosa que se requieren para alcanzar el éxito” (165p.)

Hace poco, Carlos Javier González Serrano (@Aspirar_al_uno) decía en twitter: (…) “necesitamos el sosiego que da el fracaso, la pérdida, el vacío, que además nos sitúan críticamente en el mundo frente a desigualdades estructurales”. Si nos fijamos, se inserta muy bien en la retórica del sufrimiento como un bien necesario al igual que el fracaso y otros sentimientos negativos. Aunque él va más lejos y trae una cuestión: el dolor a veces nos alerta no que haya algo malo en nosotros como individuos, sino algo en la estructura del sistema en el que nos desenvolvemos es lo que produce ese dolor y desigualdad.

4. Siempre decides algo

Sea como fuera, siempre tenemos elección: “la única diferencia entre un problema doloroso o sentirte con poder es la percepción de que nosotros escogemos, somos responsables de ello”.  Para Manson es lo fundamental, nuestro poder ya que: “no siempre controlamos lo que nos sucede, pero siempre controlamos cómo interpretamos lo que nos sucede y cómo respondemos”.  Contestar a preguntas como ¿a qué elegimos darle importancia? ¿sobre qué valores estamos eligiendo basar nuestras acciones? ¿qué parámetros elegimos para evaluar nuestra vida?  Son formas de irnos conduciendo a tomar decisiones respecto a nuestros valores.

En este sentido, respecto a nuestra capacidad de decisión hay varias cosas que decir. Por un lado, el famoso paralasis por análisis. Muchas veces la sobreanalización de algo nos impide actuar. Cuando tenemos que tomar una decisión, muchas veces nos quedamos bloqueados en su análisis intentando determinar que es lo mejor. Sin embargo, el mundo es suficiente complejo como para que el fin de las decisiones sea únicamente bueno/malo o mejor/peor.  En ese sentido, lo mejor es elegir actuar y tratar de que estos marcos de decisión estén relacionados con nuestro sistema de valores.

 

 

Y esto ha sido todo por el momento. Déjame en comentarios qué te ha parecido el libro de Manson o qué opinas respecto a la felicidad o al valor del sufrimiento. ¿crees que tenemos poder decisión respecto a lo que pensamos de nuestro alrededor?  ¿el fracaso es necesario o algo de lo que huir?

PD: aquí sufrimiento y dolor se habla en un sentido generalista. Hay sufrimientos que atraviesan personas o grupos poblacionales extremadamente duros y se producen por injusticias severas.  

¡Si te ha gustado, suscríbete!

Cada semana  comparto lo que aprendo en forma de: 

  • Una frase mía y otros
  • Un libro
  • Una recomendación
  • Una pregunta para ti

¡Crezcamos juntos!

1 comentario en “Abraza tu sufrimiento. Reseña del «Sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda»”

  1. Me ha gustado mucho. Lo que más me gusta de tus artículos es que pones las referencias y así si estamos interesados podemos buscar más información facilmente y de calidad. Este libro no me ha convencido del todo. Pero tu resumen sí y me ha hecho recordar aprendizajes que tenía olvidados. Me interesa el tema del estoicismo. Lo dejo en el aire por si te apetecería escribir un artículo sobre ello. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *