DESARROLLO MÍNIMO

¿Cómo hacer un balance personal? Teoría y práctica de un «must» de fin de año

Este año ha sido un año cuanto menos que complejo en el que hemos hecho frente a varios retos, entre ellos a una pandemia mundial. Se dice pronto, pero el impacto ha sido y será grande. Precisamente por eso, un balance puede ser una interesante forma de extraer más experiencia y perspectiva de este año tan extraño.

¿Qué es un balance personal? Un balance personal es una herramienta que permite llegar a ciertas conclusiones del año que acabamos de vivir. Nos ayuda a ganar perspectiva, y esto en un mundo en el que nos deslizamos tan rápido, es muy valioso.

Como siempre que me embarco en algo, necesito tener relativamente claros los conceptos para no perderme.  Según la acepción segunda del diccionario de la RAE. En este caso, balance es: “el estudio comparativo de las circunstancias de una situación, o de los factores que intervienen en un proceso, para tratar de prever su evolución.”  En este sentido, nos quedaremos con la dimensión de análisis, entendiendo que el proceso es nuestra vida y cuyo algún objetivo principal tiene que ver con mirar el futuro.

La idea principal al hacer un balance es subirse a una torre elevada y poder contemplar con perspectiva lo que ha sido nuestro año, o lo que s lo mismo, nuestra experiencia. A veces el ritmo del día, el cambio vertiginoso que producen, sucesos, emociones, y estímulos, hacen que perdamos cierta perspectiva o sentimiento de unidad, y un balance nos hace recuperarlo.

Llevo varios años haciendo balances, y creo que este año he podido contar con una mejor metodología que no puedo dejar de compartirlo con vosotros: una metodología basada en  áreas personales. Encuentro especialmente útil porque brinda claridad, sistematiza la redacción.

En este post escribo sobre las ventajas de hacer un balance anual y porqué nos podría ser útil. Pero dejando la teoría aparte, aunque necesaria, voy a ofrecer algunas ideas para que puedas hacer tu propio balance, incluyendo algunos descargables y links de materiales que he hecho para ti. Incluyen, una página de Notion. Lo encontrarás al final.  

Las inusitadas ventajas de hacer un balance anual

La calidad de nuestras vidas suele vincularse al nivel de profundidad con lo que observamos lo que nos sucede y las lecciones que sobre esto extraemos. Un balance para suele tornarse muy relevante para ello porque nos permite reflexionar respecto a un espacio relativamente amplio de tiempo de una manera global. El nivel de conocimiento que nos brinda el poder analizar algunas tendencias y sucesos nos permite establecer marcos generales que nos ayuda a avanzar por las siguientes etapas que nos toquen vivir.

Los balances nos ayudan a tener una visión general y relativamente objetiva de nuestro año. El ser humano suele tener una visión sesgada de la realidad, ya lo demostró Daniel Kahneman en sus trabajos como Pensar rápido, pensar despacio. Solemos caer en bastantes sesgos cognitivos, y a veces, esos sesgos nos pueden impedir tener perspectiva o analizar las cosas con la imparcialidad que merecen. Por ejemplo, “tomar la parte por el todo”, quizá se entienda que de manera global ha sido pésimo el año por algunos últimos sucesos que hayan sucedido, pero no tiene porqué ser así ni mucho menos explica o explora varias áreas de nuestra vida.  

En general, salvo que escribas un diario y lo releas, solemos tomar nuestro presente más inmediato como medida de nuestra experiencia vital general. El balance no deja de ser una especie de atalaya metafórica donde contemplar el resto del valle por el que venimos caminando, lo que nos da perspectiva, algo muy importante para tomar nuevas decisiones.

Otro argumento más para probar la escritura de un balance puede ser que quizá tengas ideas o inquietudes, pero no sabes exactamente qué son o de dónde provienen. Quizá sospeches que algo no ha marchado demasiado bien o, por el contrario, tengas alguna intuición de que te gustaría adquirir algo (habilidad, hábito, marco mental). Un buen balance, te permite analizar los diferentes aspectos de tu vida o incluso te descubrirás tomando decisiones diferentes de cara a la otra temporada.

¿Por qué ahora al fin del año? ¿Ocurre algo mágico o cómo?  Los cambios de etapa, especialmente los que tiene que ver cono el fin y el inicio del año, están muy vinculados a nivel colectivo en nuestro contexto cultural con la idea de renovación, de adquisición o de comienzo. Nos da la perspectiva de novedad, de estreno. O lo que es lo mismo, un terreno ideal para sembrar. En cierto sentido es arbitrario, podrías elegir otro momento del año para realizar tu balance, pero aprovechar el ambiente generado en estas fechas pueda darte una energía extra. ¿Quién dejaría pasar esta oportunidad?

Preparando el balance

El lugar, el tiempo y los materiales

Lo mejor es elegir un lugar donde te encuentres relajado y tranquilo. Cada uno sabemos bien donde sería nuestro lugar idóneo: nuestro cuarto, en una cafetería (Covid, cof cof), en un parque en una hora de sol o el medio natural. Lo fundamental quizá es poder realizar el ejercicio sin percibir el tiempo y olvidándonos de él por un rato, simplemente vagar por el discurrir de nuestra mente.

Lo esencial. sin embargo, es tener material de escritura (oh, iluminación). Ya sea digital o analógica. pero que lo que escribas pueda ser recuperable y revisable. En este sentido voy a dar varias ideas:

  • Nuestro diario habitual: lo bueno, que se queda recogido, lo malo, que si queremos revisar estos balances a lo largo del año siguiente puede ser complicado.
  • Una hoja de papel que luego que se pueda guardar en un lugar recuperable.
  • En el ordenador: hoja de word; en Notion, creando un template especifico para ello (por cierto, si no sabes qué es esto y te interesa, escribe un comentario, mándame un email o utilizar las redes sociales); Evernote. Como en todo, eliges tú.

Otros materiales podrían ser: el balance del año pasado si lo has hecho; tu diario para leer algunos fragmentos del año.

La perspectiva

No es un castigo, ni un balance económico. Es emocional, es experiencial, una búsqueda para estar en contacto con nosotros mismos y orientarnos hacia el futuro. Aunque en el momento de escribir nuestro balance atendamos a criterios de “lo peor” o “lo mejor”, no hay que olvidar que la perspectiva que lo envuelve es el aprendizaje. Buscar y extraer la máxima experiencia a aqueda cosas que nos sucede en la vida.

Redacción del balance vinculado a tus áreas

El ser humano es un ser complejo, multifactorial. Partiremos del consenso de que cada persona tiene diversas áreas donde se desarrolla y se expresa. Para cada persona, algunas áreas le serán más importantes que otra, aunque la teoría general nos dice que un buen equilibrio entre la atención que le ponemos a cada una de ellas nos dará una existencia igual de equilibrada. Pero claro, esa es la teoría general, cada uno de nosotros tenemos unas inquietudes diferentes y atravesamos circunstancias diversas.

Las grandes áreas que vamos a presentar aquí son las siguientes:

  • Salud personal
  • Vida privada y familiar
  • Comunidad y dimensión social
  • Emociones y espiritualidad
  • Cultura
  • Aprendizaje y conocimiento
  • Creatividad y expresión
  • Trabajo y negocios
  • Dinero y finanzas

Cada persona tendrá una jerarquía diferentes respecto a estas áreas. Y las interconexiones entre ambas podrán ser también muy diversas entre ellas.

En el siguiente diagrama lo veremos con mayor detenimiento cada una de las áreas y algunos de los aspectos que lo marcan.

Esquema general de las áreas y algunas subáreas de ejemplo

Para realizar nuestro balance, lo ideal es hacer un buen repaso a cada una de estas áreas y valorar aquellos elementos positivos, los negativos y los aprendizajes de cada uno de ellos. Puedes aplicar diferentes grados de concreción. Hacer comentarios generales por cada área o pasar a profundizar en cada uno de los subelementos que consideres que puede traerte una mayor perspectiva.  También, dependiendo de tus intereses, explorar con mayor detenimiento un área que otra. Al hacerlo, posiblemente te des cuenta de las cosas que han funcionado a lo largo del año, si algún elemento se ha descuidado o incluso se te pueden ocurrir ciertos enfoques para encarar el próximo año en forma de propósitos (sobre esto hablaremos a partir de la semana que viene).

RECURSOS

He preparado varios recursos para, que dependiendo de cual sea tu caso, puedas encontrar algo de inspiración. En primer lugar, la imagen con todas las áreas que he puesto anteriormente: puedes descargarlo y utilizarlo como quieras, seguirlo como esquema o tomar de ahí lo que más te seduzca.  En segundo lugar, si necesitas algunas preguntas guías con las que inspirarte, he preparado un desplegable a partir de un template de Notion con  preguntas orientativas que puedes acceder aquí.

Conclusiones

El fin del año es un momento especialmente interesante para realizar un profundo balance en el que cerrar un capítulo de tu vida e iniciar las bases para el siguiente. Un balance en el que repases todas las áreas de tu vida te dará una perspectiva única y es una manera muy especial de estar en conexión contigo mismo y tus principios.

Lo esencial de los balances, para mí, es que también sean recuperables, que año tras año se vayan depositando en un mismo lugar, ya sea físico o digital, para poder tener más adelante, una perspectiva diferente a tu pasado.  

¿cómo escribes tu balance? ¿lo has hecho alguna vez? ¿qué resultado te ha dado? 

Si te animas a hacer tu balance basándote en lo que por aquí dicho, dime qué tal la experiencia ya sea por comentarios en la página web, a partir de un correo o madándome un tweet. ¡Crezcamos juntos! 

 

Recibe cada jueves en tu correo el Boletín Mínimo

Suscríbete al Boletín Mínimo, una newsletter de envío semanal sobre productividad consciente, mentalidad y aprendizaje. Cada semana te cuento novedades y descubrimientos. Un ejemplo de lo que podrás leer: 

  • Las novedades del blog.
  • Aplicaciones interesantes y útiles.
  • Recomendación de libros que aporten valor.
  • Una frase de una o un pensador.
  • Una frase mía.
  • Y, finalmente, una pregunta para ti.
Nada de spam, solo un envío semanal. 

1 comentario en “¿Cómo hacer un balance personal? Teoría y práctica de un «must» de fin de año”

  1. Muchas gracias por compartir las reflexiones sobre el balance. Estoy en ello ahora mismo siguiendo tus divisiones de temáticas. ¡Muy útil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *